¿Eres intolerante a la frustración?

Retomemos información


La intolerancia a la frustración es una hipersensibilidad a todo aquello que resulte poco agradable para una persona. Provoca una emoción desagradable cuando no obtenemos lo que planeamos, deseamos, en la forma lo deseamos. Es originada por el excesivo control, ausencia de paciencia o espera, así como por las creencias irracionales y juicios insanos.



La frustración es una sensación que día a día aparece en los seres humanos, más cuando enfrentan retos dentro del carrusel llamado vida. Todos en algún momento hemos tenido esta sensación, aquí el problema resulta cuando es excesiva, perdemos el control y sobre reaccionamos pues sentimos de más o está acompañada de pensamientos irracionales e insano juicio como: soy un bobo, nunca hago nada bien, todo pudo haberse prevenido, todo tiene que ser perfecto, no hay lugar para los errores, las otras personas no deberían hacer las cosas mal, si tan sólo no existieran días así, etcétera; o bien nos victimizamos, nos culpamos también somos impacientes; no sabemos esperar el tiempo adecuado al proceso y queremos la inmediatez, hay inmadurez cognitiva y socioemocional.



Esto hace que como adultos, jóvenes o infantes nos rindamos antes de alcanzar nuestras metas, tengamos dificultades para adaptarnos a diversos lugares, escenarios o circunstancias, seamos evasivos para concretar objetivos, deseemos recompensas inmediatas, seamos poco capaces de sobrellevar los obstáculos, retrasos, accidentes o inconvenientes sin perder la calma. Además, podemos ser más susceptibles a presentar dificultades, ansiedad o depresión, baja capacidad para adaptarnos y ser flexibles, impulsividad, impaciencias, extremos sin encontrar puntos medios, creemos que los límites son temas de injusticia, que necesitemos la aprobación constante y pensamos que las circunstancias deben cambiar a la fuerza para que se de lo que deseamos o buscamos.


Y ¿qué podemos hacer para trabajar la intolerancia a la frustración?


A continuación, menciono una serie de sugerencias para practicar y/o aprender a llevar la frustración con mejores herramientas:


  • Realizar juegos o actividades con la familia o apps en el celular para fomentar la paciencia: rompecabezas, jugar a las adivinanzas, pinturas para colorear, cuentos, etcétera. Se puede practicar cuando esperamos tomar turno en una cita, fila, transporte, por ejemplo.

  • Traer a tu mente constantemente que, aunque las cosas no salgan como planeaste todo tiene solución y es una oportunidad para accionar de forma distinta y con más éxito.

  • Dialogar y razonar con personas cercanas sobre las decisiones tomadas; ver y analizar los aspectos que se pueden mejorar o enriquecer para seguir adelante. Una visión más o un punto de vista distinto ayudan a bajar la ansiedad y ver cómo enriquecer lo que se desea hacer o mejorar.

  • Practicar la calma y paciencia; es importante respirar, hacer meditaciones, orar o repetir mantras para aquietar a la mente.

  • Rescatar las cosas buenas, así como el aprendizaje de la situación vivida.

  • Identificar la emoción que se siente en el momento, no sólo pensar en que se siente bien o mal. Dale nombre a la emoción, acéptala, siéntela y después suelta (date unos minutos u horas para ello).

  • Toma la decisión y comienza a resolver cada una de las dificultades o problemas que se presentan sin desear hacerlo todo inmediatamente, recuerda que poco a poco se va lejos.

  • Márcate objetivos cortos y factibles de resolver en tiempos breves con acciones precisas,

  • Gestiona el enfado, tristeza y frustración con hobbies positivos y constructivos (correr, tejer, cantar, bailar, hacer manualidades, pintar mándalas, hacer joyería, escribir, caminar).

  • Reconoce cuándo necesitas ayuda y pídela. Todos la necesitamos, es imposible hacer todo solo; somos seres que vivimos y pertenecemos a grupos sociales por lo que es bueno recibir ayuda, pedir opiniones de los compañeros siempre ayuda a disminuir riesgos y mejora resultados.

  • Aprende a delegar y confiar en las personas que te apoyan, tener más ideas y manos siempre es mejor.

  • Recuerda practicar pensamientos positivos y evitar los catastróficos. Cuando aparezcan pensamientos irracionales, de insano juicio, ocupa tu mente con trucos como contar de 17 en 17; también puedes agradecer por todo lo que tienes y hay en tu vida.


Cuéntame cómo te fue con esto, espero tus comentarios.


Muchas gracias por leer el artículo, saludos, bendiciones y sean felices.


Dra. Zaquille Dagdug Mrtz.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo