¿Eres adicto al amor?

Retomemos información

De acuerdo con Pia Mellody, el adicto al amor es aquel que se relaciona y depende de otra persona para cuidarla, controlarla, dejar que la controlen o que la cuiden; su droga favorita es el amor sublime, El adicto al amor es un apéndice del codependiente.

Muchos de nosotros nos preguntamos “¿por qué tengo tan mala suerte y me tocan personas adictas, golpeadoras, indiferentes, mentirosas?”, les tengo la noticia: ¡no te tocan, las buscas o las atraes de forma inconsciente y a veces consciente!


En una relación la intimidad es básica, sólo que es complejo compartir nuestra realidad tal y como somos: sin máscaras, que uno u otro no tratemos de cambiarnos y juzgar o criticar nuestro ser. Esa intimidad requiere responsabilidad, realidad, aceptación y madurez. De ahí que, frecuentemente nos relacionamos mediante la evasión o fantasía, nos volvemos adictos al amor.



Un adicto al amor es codependiente, pero un codependiente no siempre es adicto al amor, puede tener variantes en sus adicciones. Un adicto al amor se relaciona con un adicto a la evitación. Esto genera que la relación sea poco sana, funcione y comience un vaivén de conductas.


En otro artículo veremos si somos adictos a la evitación. Así que, con base en el trabajo de Pia Mellody -experta de temas de adicciones y codependencia-, identificaremos los síntomas del adicto al amor.

Recuerda que si hay 3 o más síntomas con los que te identifiques, posiblemente seas adicto al amor:


  1. Dedicas mucho tiempo a atender o estar pendiente de la otra persona.

  2. Piensas o fantaseas en una vida futura con la otra persona o planear que puedo hacer para que este bien y feliz

  3. Reconoces cualidades de la otra persona y piensas en ellas varias veces al día, al grado de minimizar sus áreas de mejora.

  4. Tus expectativas hacia la persona y la relación son grandes; piensas siempre positivamente (esperas varias cosas, actitudes, comportamientos positivos del otro u otra).

  5. Vuelcas tu atención en el otro y otra al grado que te descuidas: aumentas de peso, dejas de atender tus necesidades, pospones tu realización personal para atenderlo o atenderla, descuidas tu economía o se la entregas a alguien.

  6. Temes, con frecuencia, ser abandonado por la pareja y tus conductas se vuelcan en hacer lo posible para que no suceda.

  7. Deseas estar con la persona constantemente, tocarla, abrazarla, besarla, platicar con ella, sólo tener su compañía.

  8. Quieres en cada relación ser cuidado o cuidada, procurada o procurado, amada o amado con intensidad.

  9. Toleras la indiferencia, insultos, maltrato de todo tipo; traición con tal de que la pareja no se vaya.

  10. Deseas que tu pareja tenga consideración incondicional contigo.

  11. Anhelas una conexión profunda que te dé sentido de pertenencia con alguien, seguridad uy que llene tus vacíos.

  12. Ansías que tu pareja te rescate (los sueños de las niñas que aparezca el caballero andante o príncipe azul mientras que los hombres sueñan con la mujer del cuerpazo, inteligente y sumisa) y eso hace que idealices a una pareja.

  13. Crees que eres incapaz de cuidarte, mantenerte o satisfacer tus necesidades y deseos (baja autoestima), por lo que buscas a una pareja que te dé lo que necesitas y además que llene tus vacíos.


Si te identificas como adicto al amor, siempre hay soluciones, por ejemplo, buscar terapia con profesionales e incluso acudir a grupos de Codependencia y tomar las riendas de tu vida.


Aquí estoy para escucharte, escríbeme qué tal te cómo te fue con el cuestionario, platícame qué tal te fue con los síntomas.


Muchas gracias por leer el artículo, saludos.

Mtra. Wadded Dagdug Martínez.

Terapeuta Gestall- Traspersonal



 


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo