Discapacidad NO visible ¿Por qué es importante saber de ella?

Retomemos información

La discapacidad no visible o invisible es aquella que no se puede distinguir a simple vista y hace difícil la inclusión de la persona a la sociedad. Ejemplo: Discapacidad Intelectual, personas con episodios de epilepsia, con depresiones profundas, con rasgos psicóticos, esclerosis múltiple, autismo, entre otros.



Cuando vemos a personas con bastón, lentes, en sillas de ruedas, con aparatos auditivos, muletas, prótesis (apoyo para corregir la funcionalidad de un parte del cuerpo), prótesis (aparto que sustituye una parte del cuerpo), alguna deformación física evidente como una microcefalia (una cabeza de gran tamaño) o microcefalia (una cabeza de tamaño muy pequeño), es notoria la discapacidad y ante esto nuestra sensibilidad cambia.


En algunos casos aparece la tolerancia, paciencia, empatía o comprensión de la situación y somos más comprensibles ante la condición del otro, no decimos nada si tarda al entrar a un sitio o si la persona habla entrecortado, usa el lenguaje de señas, habrá ocasiones en las que buscamos cederle el paso, hacer uso de las reglas de inclusión social, etcétera.


Sin embargo, cuando no es notoria la discapacidad, hay circunstancias o situaciones que a simple vista nos intoleran, molestan o no aceptamos, por ejemplo: llegar a un estacionamiento y observar que un coche ocupa el lugar de discapacitados, de él bajan varias personas que a simple vista se observan sin ningún tipo de condición o discapacidad. Entonces juzgamos por qué se estacionó en ese espacio, y nos enojamos. Realmente no sabemos si alguno de ellos padece autismo, tiene una discapacidad intelectual, auditiva, psicosis, entre otras.


También puede ocurrir que una persona cuando camine, sin desearlo, choque o tropiece con alguien, incluso que escuches que da su opinión y, al parecer de los otros, sea absurdo su punto de vista o tonto sin que estén de acuerdo. Ahí aparece el insulto, la hostilidad y con ello la discriminación lo que genera apartamiento social de la otra persona (sin saber que posiblemente tenga una discapacidad con dificultades de coordinación, baja visión, discapacidad intelectual, entre otras). Como los escenarios anteriores, hay muchos más que en una sociedad y en el carrusel de vida vivimos cotidianamente y no somos considerados, respetuosos o tolerantes ante la discapacidad que no es evidente.


Muchas personas me han comentado que les resulta complicado saber a simple vista si alguien tiene o no discapacidad, ¿cómo adivino si tiene o no discapacidad para ser más sensible? ¡No se trata de adivinar, sino de tratar a todos con respeto y tolerancia! Evitar juicios ante lo que suponemos nuestra mente que es verdad. Sólo ser amables, practicar respetar las opiniones y el ser de los demás.


Es urgente e importante educar para genera una cultura además de una sociedad inclusiva, que se forma con valores éticos como el respeto, bien común, amor, tolerancia, la idea es formar poco a poco una sociedad inclusiva en la que todos. La discapacidad desde mi punto de vista es como ser alto, chaparro, moreno, blanco, es una condición no es un tema de conmiseración o de paternalismos.


Es necesario reeducarnos, mirar y tratar con respeto a todos, preparar a una sociedad no sólo arquitectónicamente para hacerla accesible con rampas, semáforos para sordos, alarmas para ciegos, sino para que todos seamos incluidos y no sólo integrados, debemos hacer uso de los mismos derechos, consideraciones y obligaciones.


Los seres humanos somos diferentes, no hay uno igual, eso hace que la riqueza de la diversidad nos haga únicos e irrepetibles, si fuéramos iguales estaríamos peleando todo el tiempo, la diversidad nos une y hace que aprendamos del otro, nos da elementos para convertirnos en mejores personas y crear mejores sociedades.


Recordemos siempre que las apariencias engañan y nadie sabe cuál es el reto de vida que enfrenta el otro.


Ahora comencemos a practicar la amabilidad, el respeto, la consideración, la paciencia y tolerancia ante la diversidad, si cambias tu cultura y valores hacia la inclusión haces efecto dominó para cambiar el mundo. ¡Empieza ahora!


Cuéntame cómo te fue con esto, espero tus comentarios sobre el tema.

Muchas gracias por leer el artículo, saludos, bendiciones. ¡Sean felices!


Dra. Zaquille Dagdug Mrtz.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo